Menu
0 Comments

Cómo hacer un examen de conducir perfecto

El examen de conducir es una prueba eliminatoria que prácticamente no permite errores. Si quieres superarla, tienes que ir con el convencimiento y las capacidades de hacer una conducción perfecta, en otras palabras, tienes que bordarlo al volante. Solo aspirando a las estrellas llegarás a la luna y solo aspirando a la perfección te quedará cierto margen para cometer fallos puntuales que no pongan en riesgo tu aprobado. La técnica más fiable es no cometer ningún error, el examinador de turno puede ser más susceptible a los fallos que lo que dicta el propio reglamento, pero no te preocupes, si sigues esta guía de consejos, nada en el mundo podrá separarte de la deseada L.

Tres consejos esenciales para aprobar el examen práctico de conducir

Siguiendo los consejos que puedes encontrar en el blog de la Autoescuela Aula 4, hemos recopilado los más esenciales en este listado que servirá de guía básica a los alumnos que quieran convertirse en conductores nóveles.

La observación es medio aprobado

Parece una obviedad, de hecho lo es, pero las cosas más fáciles de olvidar en muchas ocasiones son las más evidentes, así que grábatelo a fuego: una buena observación te dará más de medio aprobado. Un alto nivel de concentración en este sentido te permitirá respetar en todo momento las señales de tráfico a la hora de realizar cualquier maniobra y también, al resto de usuarios de la vía, tanto a otros conductores como a los peatones. Y no temas extremar la precaución en zonas de visibilidad baja, aunque nunca pierdas la soltura al volante, lo que nos llega al segundo consejo fundamental.

Demuestra tu destreza al volante

Casi tan importante es no cometer fallos como demostrar una confianza total a los mandos del vehículo en cualquier situación. No temas alcanzar los 120 kilómetros por hora  en la autovía ni adelantar a otros usuarios si fuera necesario, y en vías urbanas, haz un buen uso de la caja de cambios para llevar en todo momento una conducción eficiente, y por supuesto, no olvides indicar todas tus maniobras. De esta forma, cualquier fallo leve que puedas tener de manera aislada quedará en un segundo plano si tu manejo del vehículo es óptimo.

Ten en cuenta ciertas nociones básicas

Como hemos dicho antes, hay veces que las cosas más esenciales, obvias y evidentes son las más fáciles de olvidar. Es normal, los nervios del examen pueden traicionarnos y hacer que prestemos atención a todo menos a aspectos básicos. Dentro de la actividad práctica de la conducción, hay ciertas nociones teóricas que siempre debemos tener en cuenta para aprobar un examen. Toma nota de ellas y no las olvidarás nunca por mucha presión que tengas encima. A las glorietas llega en segunda marcha, respeta la ley de los dos segundos en vía urbana para mantener la distancia de seguridad con el vehículo que lleves delante, sigue la RSM para las maniobras (retrovisor – señalizar – maniobra) y antes que nada, regula el asiento, los retrovisores y quita el freno de mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *