Qué parte es la más cara de reparar en un coche


 

Si has sufrido algún tipo de accidente, o tu vehículo tiene muchos años y empieza a sufrir achaques, es posible que te hayas encontrado en la situación de tener que llevarlo al taller para reparar diversos problemas. Salvo que cuentes con un buen seguro sin franquicia que pueda hacerse cargo de los gastos, habrás notado que llevar el coche al taller siempre supone un descalabro económico, aunque no siempre en la misma magnitud. ¿Sabes qué parte es la más cara de reparar en un coche?

Reparaciones más caras en un vehículo

Entre las reparaciones más caras en un vehículo, la mayoría tienen que ver con la mecánica del mismo.

Turbo

El turbo mejora el rendimiento de los motores, tanto de gasolina como diésel. Causas como el exceso de temperatura o la falta de engrase pueden hacer que de deteriore hasta la necesidad de cambiarlo. Esta pieza es de las más caras de un vehículo, situándose su  coste entre los 1000 y los 5000 euros.

Bomba de alta presión

Esta pieza se encarga de suministrar la presión necesaria en los inyectores de combustible. La mala calidad de ese combustible puede hacer, entre otras cosas, que esta pieza falle. Su sustitución puede tener un coste de entre 600 y 2000 euros.

Correa de distribución

La correa de distribución es uno de esos elementos que tiene contacto con otras muchas piezas del vehículo, y que requiere un correcto cuidado para evitar destrozos difíciles de solucionar. Su cambio tiene un coste que varía entre los 250 y los 2000 euros, pero siempre es menor que si se rompe e implica a otras piezas.

Centralita del motor

Se trata de una pieza electrónica que gestiona la información de los sensores y actuadores de los propulsores. Si se estropea, la única solución es cambiarla, invirtiendo en ello entre 650 y 2500 euros.

Averías más frecuentes

Además de las averías más caras, hay otras que se llevan una buena parte de la inversión en un vehículo debido a que son muy frecuentes, como las de neumáticos y frenos y las de chapa y pintura. En estos casos, siempre es mejor confiar en un buen taller de chapa y pintura en Madrid que ofrezca un precio justo para realizar esas pequeñas reparaciones que pueden alcanzar varios cientos de euros.

Como ves, las reparaciones más caras en un vehículo son casi siempre inevitables, pero algunas se pueden controlar y retrasar con un buen mantenimiento del vehículo y con el correcto cuidado de sus elementos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *