5 elementos de tu coche que tienes que vigilar en invierno

Nos encontramos en una época del año en la que la lluvia y la niebla son las grandes protagonistas de nuestros viajes en carretera, por lo que el tener nuestro vehículo en condiciones óptimas será necesario para poder conservar nuestra seguridad al volante, tal como afirman desde nuestro taller mecánico en Sevilla de cabecera, Jiménez Motor.

Del mismo modo, tener el coche a punto durante todo el año es elemental no solo por nuestra seguridad, sino por garantizar además una mayor vida útil de nuestro automóvil. No obstante, el invierno es la estación más peligrosa ya que al ser las temperaturas más bajas, pueden influir en el deterioro de algunos de sus elementos. 

En primer lugar, algo que deberíamos intentar hacer si es posible, es aparcar el coche bajo techo sobre todo cuando oscurece. Este hábito sería muy beneficioso para el vehículo, puesto que las heladas nocturnas son muy perjudiciales para la batería del coche, el líquido refrigerante o la pintura.

Si por el contrario no tuviésemos esta posibilidad y finalmente lo  dejásemos a la intemperie, debemos de tener cuidado con la escarcha aglomerada en el parabrisas porque al quitarla podríamos rayar las escobillas.

Para evitar el mayor número de incidentes posibles y asegurarnos de que podamos ver adecuadamente en  carretera, los elementos más relevantes de tu coche a revisar son los siguientes:

  • Las escobillas: Es fundamental comprobar el estado de  estas y del nivel del líquido del parabrisas para poder conducir con seguridad. 
  • Los neumáticos: El cuidado de los neumáticos es elemental para garantizar una buena conducción. Como consecuencia de las abundantes lluvias invernales, las carreteras suelen estar mojadas por lo que es esencial  examinar la presión de la rueda y que el dibujo de las gomas no sea menor a 3 mm. Aparte de esto, también se debe revisar que no estén cuarteados, ya que es algo habitual con los cambios extremos de temperaturas.
  • Batería: Con las bajadas de temperatura la batería pierde potencia de arranque.  Para evitar problemas con esta, es aconsejable observar las diferentes señales y en el caso que se detecte algo extraño, se debe acudir a un taller mecánico profesional. Del mismo modo, se recomienda limpiar la tapa y los bornes con un paño antiestático librándonos así de las descargas accidentales.
  • Las luces: En esta época invernal, los faros suelen empañarse y ensuciarse con relativa frecuencia. Por este motivo, sugerimos que se compruebe su funcionamiento y que se regulen adecuadamente antes de empezar a circular.
  • Limpiaparabrisas: Este elemento  debe conservarse en perfectas condiciones puesto que si te alcanzara una fuerte lluvia o nevada, es el que permite que no pierdas la visibilidad totalmente. Por último, debemos recordar llenar el depósito del lavaparabrisas con detergente y anticongelante cuando se esté quedando vacío.

Teniendo todos estos elementos de tu vehículo en correcto estado, podrás viajar sin ningún tipo de problemas. Si hubiese alguna anomalía, es recomendable que se acuda a un taller para revisar su estado.